Sin titulo

Atrás del camino

En el lugar donde

Nadie busca nada

Se perdió mi meta

Profetas del espacio

Santos que hablaban otro idioma

Se adornaron de muerte

 

Me había ido saltando casas

A lugares no correspondidos

Amparándome en familias verdaderas

Y tropecé de golpe, como loco que soy

Buscando ternuras

En esa parte abandonada

Pero fue mi libertad, no debo arrepentirme,

Solo debo saber que mi huella de viento

Anhelo un perdón que no supe llevarlo

Una excelente amiga , enorme Poetisa y Humanamente una gran mujer

Irme

Irme

Compartir caminos desconocidos

Leer la noche y sus letras

Siempre debajo de mí

Como un mendigo de plazas

Un barrilete de agua

Irme

A otra parte

Donde no soy más yo

De mi Diario

Ya ni siquiera escribir para plantear situaciones de extrema angustia y mucho menos en el la numerología que reina en las labores, donde a uno le masacran el optimismo y lo anulan permanentemente en la nobleza.

¿Que implantar acaso? , simplemente la ceguera de vivir en un vacío que día a día se identifica en mayor proporción.

Y hasta adonde se llega cuando uno incluso es acompañado por la mala salud, por esos nervios que no lo abandonan un minuto, en un ámbito donde se pone de acuerdo la mala voluntad, los malos tratos psicológicos para perpetuar insaciablemente el abandono de si mismo como un acto crucial que también va de la mano contra una vida que ya no puede salir de esa prisión, que personalmente va presagiando su final porque se escaparon sus esperanzas, porque además de todo la familia que uno elige constituir se cae constantemente.

Y el temor, el miedo benévolo siempre soplando en medio del caos, como un viento que

se enrolla en los tejidos mentales persecutorios.

Vivir de negro para exclamar inutilidad, para despojar abrojos de alfileres en forma continua, para aceptarse dentro de las condiciones marginales que lo condenan.

Empezar a asumir la vejez dentro de parálisis mentales que con tanto placer van amputándole los pocos logros que uno pudo conseguir.

Todas estas cosas me levantan en un calvario de brazos que se perfilan en una ruina, en un incesante dolor que quema la angustia aplazando la vida.

Dirán que he sido poco fortalecido, que a mi ser le ha quedado signos de invalidez, que ya no hace falta tener dientes para manifestar al menos por un segundo algo de alegría y por eso no me preocupo.

Querer ser y no poder en medio de un complot donde todo se desvirtúa, donde la única condición de lastima hace que uno siga después de casi un vida allí adentro atormentado.

No culpo la generosidad de algunos que me dieron valor para seguir, ni maldigo la humillación gratuita de quienes no me han podido ver.

Solo siento que de a poco me han vaciado la voluntad.

y ESE VACIO es lo que hace que mis fuerzas se decaigan constantemente y no tenga al menos un oído que me entienda, quizás se termino mi ciclo, quizás muchos me vean como un idiota burlado.

Pero dejen de declarar mentiras cuando no las hay, no vengan a la casa mortuorias con el solo propósito de saber si mis seres queridos mueren de verdad.

38699513

Año vivido

Año Vivido

 

El camino rodea sombras

Mi alma se mira el espacio

A tus manos le han crecido

Prótesis

 

Mientras me voy yendo

De a poco

Los mejores amigos

Me dan la bienvenida

Como sucede usualmente

En todo acontecimiento

De brindissurrealismo208

El unico deseo

Por las ventanas de la piel

entra un viento nuevo

 un resplandor

subrayando el corazón cuando amamos

foto tomada por mi

Lugares poco comunes

Hacia otro lugar donde nadie me esperaba
se fueron mis ideas, como sacudidas por el viento

Desde mi pensamiento salio una araña
vaciando el tiempo trepada a los relojes
¡Pobre vida, Pobres días perdidos en el azar!
mientras corría el espejo

 

A mi hijo

Si te digo que perdí el silencio, que la boca se lleno de lenguas
para declarar mi amor, que en mis días que estuve cerca
siempre quise darte un abrazo que no quedo concluso,.
si te susurre al oído lo que era malo lo hice para que comprende…rías
un poco mas la vida, un poco mas el silencio de la bondad que se expresa,
un poco mas el jarabe nocturno de los tiempos ebrios,
si te vi derrotado, envuelto en llamas por el amor ajeno y estupido.
te deje en mi lagrima un espacio nuevo, un poema escondido
en el cuaderno del pañuelo. y
te depure en secreto las pesadillas, que corrían envueltas en un desierto.

Te busque por todos los rincones, por todas las calles tratando
de encontrarme tu risa que avejento el tiempo,
me separo la razón del egoísmo y en disonancia camine tu huella,
lo hice solo por amor y me resigno el equivoco
pero nunca dudes que te necesite en cada instante,
en cada día nuevo, en cada origen de mi espíritu,
en cada mirada tuya echada al azar por la vergüenza,
recordad que siempre te ame, que fuiste la razón de todas las razones,
la sangre envuelta en la ropa de mis años,

Y siento la necesidad de decir que nunca leerás estas palabras,
que el tiempo se ocupara de borrar la tinta,
porque me salio un poema directo y olvide aquello de que en la poesía se debe sugerir,
que en mi espacio de soledad, necesitaba verte feliz,
que en mi vida, que en mis ojos siempre se espejara tu vida,
que llore cuando vi botellas distorsionando tu adolescencia,
que me licencie sin diplomas en el dolor mas efervescente,
que por tenerte siempre cerca, olvide que me alejaba.

 

Indice

es líquido este silencio

es huella azul

entre los ojos y la boca

lluevo tu dedo

para abrir sólo las manos.

Sobre la sangre y el fin del mundo (A…..)

Me mantengo pisando las huellas de una espalda

Inutilizado, conceptualmente idiota,

Y allí giro, allí me hago marinero de la tibieza,

Mi rostro ya no sirve, me miro y me lastimo la herida

Me toco con piedras los ramos de mi osamenta,

Desatendiendo mi comprensión en medio del caos,

Y de golpe pasa a buscarme una niñez que no tiene puertas

Para conquistar la descreída distancia

Entre amenazas nocturnas.

Muere el día, como un pez antojado de nieve,

Como una licuadora aspirando el aire huérfano

Reseco en luz.

Yo quería saber adónde llegabas

Quería contarte al oído la anécdota de un loco,

La sonrisa de un carpintero que hacia andar las escaleras

Entre la madera mecánica de los infortunios,

Quería que sepas que debajo de mi sombra

Los estantes comprensibles de un sueño

Reflejaban herraduras donde salían  jinetes mágicos

A montar las nubes los días de frio.

Pero vos no miraste, no oíste, no palpaste,

Vos te pasaste la vida desencajado

Te pasaste el tiempo conjeturando el devenir,

Le diste a los relojes la comodidad de no cumplir sacrificios

No he querido verte así

Tan joven y tan herido por botellas

En medio de esa tormenta,

Tan frágil como un ciclope naciendo

Sin ojos.

No he querido sacarle al tiempo

Su genérica voz de recuerdo,

Y tú te alejabas tanto

Compartiendo la vocación del vicio innato,

Mirando desde lejos

 Mis legajos que perdieron letra

Mi ancianidad que reclamo tu sangre

Mi futuro que se ahogó en tu tiempo

Otra vez.

« Older entries Newer entries »