Sobre mariposas ebrias en la conciencia de un amor que nunca sera

Mariposas que cosquillean tu estomago

Mientras el universo es una rapsodia de cisnes

Que beben en un lago el paroxismo

El soberbio verbo de la dicha

Y se pierde un hombre

Que no recuerda más nada

Que la pólvora de un corazón

Obligando a la amistad

Que no le de ánimos al amor

jamas.

Anuncios

Perdido

Amada toma mi vida

Guárdala en tu soledad

Y que se haga extensiva la ausencia.

La propina de la prehistoria

Tiene más suerte digo yo

Aquellos que viven sin pasión

Que salen de las cavernas violándose la vida

Que coleccionan hembras afiebradas en el instinto

 

Tienen más suerte digo yo

Que cualquier poeta maldito

Que aturdido en su tempestad

Busca el corazón que lo calme

 

Tiene más suerte digo yo

Aquellos que consumen muñecas de plástico

Porque allí no hay palabras

Que enamoren los sueños.

De aguas navíos y París

Porque el pasado nos involucra tanto

Entre las mieles pegadas en lavandina

De sabanas inquietas que se germinan

Bajo la descalza madeja del mar….

 

Porque es todo un acontecimiento

Inexacto de bueyes que camina por la sombra nuestra

Y la lagrima una pena de muerte

Que nos dibuja prematura esa otra ida.

 

Porque he buscado las formas de un vacío

Flotando en los peldaños de las horas

Mientras la ruina invencible de dos labios

Se persignan a desvestir la mueca en silencio

 

Porque tiene que existir el pasado

Para apropiarse de la condena enardecida

De un topacio loco que camina paralitico

Entre los desvaneces del beso sin darse.

El adiós

Agarro con sus manos el último mensaje, mientras permaneció como dormido entre una calle irreconocible, cantidad de imágenes pasaron por su cerebro a punto de estallar dentro de los recuerdos ingratos de su infancia, en el cuarto de ella dejo solo una postal que cayo debajo de un cajón sin querer, estaban ellos dos, intensos, sólidos, como dos  corazones arrancados de un pétalo loco, tenerlo todo y no tener nada pensó?

Con un movimiento demencial atravesó la infrecuencia de su conciencia que termino en un ataque de nervios.

Proyecto aquello contra todos, contra su familia, contra los vecinos, recordó escenas viejas, testimonios derrocados, espacios donde el silencio acostumbraba a desmoronarse y él no lo dejaba, tratando de taparlo todo, las  verdades eran deterioradas por su fracaso.

Corrió, como corre un niño  sin alcanzar nada, como corre el grito desesperado de un mudo que hace piruetas con los gestos, pero corrió  solo, tan solo como nunca estuvo, de tal manera que olvido donde estaba. Ebrio en su último juego.

Lo que no se olvido fue de besar la pared que tanto iba a extrañar mientras la sombra de una mujer pensaba en silencio la inocencia.

A ese amor (Serrat)

Yes-Soon

Nightnoise

Nightnoise

Lo que no fue

Muy pocas veces recurro al amor

Sobre todos los días de sol

Cuando me encandila

Cuando me sega la autoridad del querer

Y posterga la definición de mis actos

 

Es ahí donde ando de aquí para allá

Cargando pilas de mi control remoto del beso

Y grabo un: Te amo- en un contestador telefónico

O por ahí recurro a la espera

Sin encontrar más que un silencio

 

Muy pocas veces mi vida me regala

Un escalofrió,

Mientras un niño en el colectivo

Me sonríe su vida

Y yo tan elocuente como siempre

Lo miro, me conformo

Y sigo adelante mi desdicha.

« Older entries