Levanto el aliento

Lo bajo

La piel se deshabita

Una huella ha dejado

La sangre

El miedo

La lucha

Los síntomas acordes

Al no saber

Se anulan

Me siento

en la mirada

de la sombra

el espejo se ríe

en mi rostro

la inconstancia

un corazón caído

un trébol sin recuerdo

Anuncios

Me envuelvo
en un derrumbe
cuando un reloj
fotografía la verdad…

El diablo sabe

 

El diablo sabe apoyar sus uñas en las grietas
sabe empeñar su cuernos en los rincones sin manteles
es educado en las destilerías donde se cocina la droga
da consejos de suicidio a las débiles mentes sensibles

el diablo sabe apoyar su corazón en los baldíos
cavar pozos en la tierra para que la lluvia destiña madera
sabe ser filosofo del poder en la alquimia de la sangre
convertirse en héroe en los anzuelos perdidos

el diablo no se da por vencido y sale
a recorrer las letrinas donde eyaculan los condenados
dejar la mierda pegada en las paredes
donde los poetas lloran con pena su cansancio

el diablo esta ahí y en todas partes
seduciendo los placeres del amor en una piedra
envuelto en un abismal huracán de masas que lo siguen
de próceres ilustrados que nunca hicieron nada

el diablo salta y explota el mundo
le da una patada a las sombra de la debilidad
y tiene admiradores con pearcing que lo besan
mientras el mundo y Dios le condenan sus atributos

Pero el diablo sigue
en su loca historia demencial
enterrando vivos en su miseria adictiva
de unos cuantos indigentes perturbados
que se duermen en su perfume
en su azufre.

Alquile hace mucho tiempo el amor

y aún sigo pagando deposito

780 Edgar Ende - 9

 

Carta a un País mutilado

Sin hacer una apológia zoológica, (con la palabra Gato) y con todo el respeto del mundo, ya que estamos en una país donde reinan por suerte la educación y las buenas costumbres.

Quisiera saber dónde tienen la mirada puesta que no distinguen que un pueblo desvalido de toda justicia, de todo derecho simplemente de honradez, de trabajo, de poder vivir simplemente para comer, para darle a nuestra querida bandera los colores que no deben desteñirse bajo las miras de otros países que así lo quieren bajo su colonialismo, un país de campos, de abundancia de alimentos.

Y ahora ahogado bajo miserias de otros continentes que con un altavoz de deudas nos manejan como quieren, yo soy apolítico y lo grito a cuatro voces. Viví una vida encapuchando mis pelos largos que aun así no eran tan largos bajo la dictadura, y sin ser partidario de ningún emblema político seguí en pie, incluso en los recitales donde los colectivos nos esperaban a la salida con militares tratándonos de putos por el pelo, por la música…que era música…pero nunca viví bajo un régimen donde no haya sido respetada la individualidad de un ciudadano trabajador, donde le arrancaron hojas a la constitución, donde despedazaron los sueños de una generación que se quemó bajo las insignias de ideologías crueles.

Donde un ladrón de gallinas termina en perpetua y un asesino que mata goza de su extrema libertad.

Que es lo que observan, no ven un pueblo pidiéndoles con toda la educación del mundo ciertos beneficios naturales que deben ser asumidos ..

Ineludiblemente que miren para otro lado, que abrasen la verdad para tapar una sociedad que no pide más que la dignidad.

Obreros que luchan día a día y no lo hacen para vacacionar en las Bahamas, sino para poder tener una vida digna y merecida..

Que pasa miran para otro lado, están ausentes de la verdad…no quieren timbrear también los basureros donde hay gente buscando comida, lo cual en mi vida no vi nunca.

Que les pasa, cuando en las paredes están reclamando con pintura _Un darse cuenta- Un mirar hacia un pueblo que no puede más.

Donde día a día todo se parece a la Guerra del cerdo, porque los abuelos no tienen siquiera derecho a vivir sus últimos años al menos con un poco más comida en el estómago y cuentas que le superan lo que cobran.

Ustedes también tiene padres supongo, pero claro la situación es otra porque como se sabe en todos los ámbitos políticos dista mucho la vida de sus padres que la vida de un abuelo común.

Los pibes , nuestra querida juventud que viene quemada y no de ahora de hace tiempo, pero ahora aún más…dejándoles a la adolescencia la ignorancia para proclamar en la sabiduría del poder su oportunidad al fracaso.

Pero bueno Uds. no ven. En realidad no quieren ver, y en el país de los ciegos el tuerto es el rey como decía el dicho.

Una pena que hayamos vuelto a las cavernas, que en lugar de tener un futuro productivo lo hayan rociado de tanto mal. De tanto transar para parar el viento y nuestra bandera no flamee más con lo linda que era.

 

Reflexiones

Tanto te he amado

que un día te robe los ojos

por alucinar el mismo amor

La mujer helada

Se dio vuelta alrededor de la cama, su cuerpo lucia  embalsamado por un sueño que nunca pudo recordar, hablaba decía cosas in-concretas, no se le entendía, se levantó, sus ojos estaba crispados por una melancolía lujuriosa, extrema de vacuidad, su rostro pálido acometía aún más los secretos de su enfermedad.

Se levantó y dejo su mirada como archivada en su ventana viendo caer la nieve  por todo el bosque que la rodeaba, sus manos frías desnudaban el cautiverio de un cuerpo insurrecto, de un cuerpo sin cuerpo, de una  sexualidad limitada en todo su confín.

El hombre la miraba, le producía nauseas en el pensamiento ver aquella mujer tan destituida de pasión, como privada de su propia naturaleza, pensando en su tiempo perdido que al rato se fue…

Ella mientras tanto seguía mirando la nieve caer como si aquel suceso fuese el éxtasis de su felicidad, no quería ser dominada por lo que ella llamaba demonios del amor.

Sin embargo existió en ella un tiempo más predominante de lujuria, eso si ella no tenía la magia de una mujer provocadora y todo debía ser hablado antes de cualquier hecho de amor que se le presentara.

Aquellos amantes que pasaron por su cuarto nunca entendieron aquello, ella lucia tan demencialmente especial. Y remontaba su mirada a un mal que deleitaba a sus amantes, acaso era cuestión de un diablo posesivo que le atribuía cierta desdicha, o se trataba de un pasado en donde la psiquis no le daba un resplandor para recordarlo.

Lo cierto que ella luchaba sobre esa pasión, hasta perder conciencia de su propia seducción.

En verano estaba muerta , y tan vacía de espíritu que su piel colgaba en la heladera.

Hasta esperar un nuevo invierno que le reanime el instinto así entre la nieve copulaba.

Cuando la vida nos cambia los zapatos

Mi hijo no detiene sus adicciones
Mi mujer me desplancha la ropa
Se generó un desorden cotidiano
en este departamento pequeño
Se alimentó mi azúcar en la glucosa
Y ya carezco de una mínima esperanza
Una mínima alegría
Soy un idiota reconocido por todo el barrio
La gente se hace la cruz cuando me ve
Y sigo no sé cómo ni que de manera
Agarrándome de la pared en las calles
Mareando mí angustia en la sumisión
Sigo sin embargo quien sabe hasta cuando
Haciéndole guiones a mi cabeza
de una película mal digerida
Encerrando con llave todos los objetos de valor
Antes que sean robados
Yo que siempre he amado la vida
Hoy me envuelvo de pañuelos
Me miro en la ancianidad de la tristeza
Me entierro en la ceniza propia
De las horas….
Pero sigo diciendo :Buen Día
aunque nadie me conteste
Los locos somos así….

Las gratitudes de un embrujo

Siento que he dejado de ser alguien
Me entristece sentir tal afirmación
Pero ya mi libertad es un cielo enjaulado
Mi vida una moneda que gira perdiéndose en una alcantarilla
Mi alma un espejo lleno de cristales en las huellas
Ya nada es mío
Todo lo perdí
Ya no tengo deseos
De vida
Por eso le pongo sueño
A mis vacaciones
Y me duermo todo el tiempo
De vivirlas.

EL amor desamorizado

Mientras la noche se pone su vestido

La novia sale a caminar por la bruma

Hormigas se comen la piel del novio

Ella mira los pájaros paralíticos y llora

 

Tatuando el beso

Se aleja

Nadie la mira

Solo la vida

Y el espíritu que arde

Sacude sus plumas

en ese incendio.

« Older entries