Un poema de Jorge Boccanera

Último momento

Poema publicado el 09 de Mayo de 2006

 

Distintas informaciones recibidas hoy de

fuentes extraoficiales, indicarían

un acercamiento entre tu corazón y el mío.

Dichos voceros señalan,

una cuestión de piel irremediable.

Los observadores estiman que te amo.

Anuncios

Patricia Sibar – Jorge Luis Estrella

Martes 15 de septiembre de 2009

Casa de la Cultura

Salón Dorado

Susana Cattaneo – Rio de Letras – Cafe la Subasta-

16-05-09

Realidad

amor

 

Fijo sus ojos en el maremoto continuo de las pirañas,

el sol opaco desmayaba silencios arqueados,

la lluvia no era como ahora, mas bien era un entretejido

de algas derretidas en la nieve,

nutrió sus penas

en la transposición del olvido,

cauteloso volvió

a pisar la huella perdida, no concibió la tristeza,

no pudo atarle las manos a las plantas,

se puso ropa de jardinero y salió a regar las azucenas,

-TE AMO- declaraba en la multitud de gestos deformados,

en la caverna del precipitado animal mitómano,

en el fantasma conocido de la providencia,

su amor era claro que no estaba, ( no era inmensidad)

corrió las faldas de la noche,

se nutrió de rosas sepultadas entre ripios,

dejo caer su pañuelo de seda en el borde de una estaca,

un ventrílocuo le decía que no había nacido su garganta

Pensándolo mejor volvió a su mundo

arrepentido

de no poder enderazarlo.

 

LA LLAMABAN

surra

 

Ella tenía todo lo que hay que tener,

pero, aunque lo tuviese,

nadie la llamaba por su nombre.

Sus hijos le decían “mi madre”,

sus padres le decían “mi hija”,

yo le decía “mi esposa”,

mis padres le decían “mi nuera”.

En la escuela era

“la morochita de ojos verdes,

esa que se sienta atrás”.

Sus amigos la llamaban “mi amiga”,

sus tíos la llamaban “mi sobrina”,

sus cuñados la llamaban “mi cuñada”.

Yo la maté cuando supe

que alguien la llamaba “mi amante”.