Cosas que pasan

Detrás de una madre esquizoide

De un hijo con problemas de adicción

De una vida tirada a los pelos

 

De el decir de alguna gente
:-que los boludos también tienen límites-

Sin saber cómo se desintegra una casa

Sin comprender cómo la vida

es un techo que se nos viene encima

Cuando no cesa la tormenta.

 

Detrás de todo aquello está el que sufre

El que vive ocultando su estado

Ese número  más

Largando lágrimas

Por el rincón de un escondite

Pidiéndole perdón a la vida

Sin saber porque

Anuncios

Sobre mariposas ebrias en la conciencia de un amor que nunca sera

Mariposas que cosquillean tu estomago

Mientras el universo es una rapsodia de cisnes

Que beben en un lago el paroxismo

El soberbio verbo de la dicha

Y se pierde un hombre

Que no recuerda más nada

Que la pólvora de un corazón

Obligando a la amistad

Que no le de ánimos al amor

jamas.

La propina de la prehistoria

Tiene más suerte digo yo

Aquellos que viven sin pasión

Que salen de las cavernas violándose la vida

Que coleccionan hembras afiebradas en el instinto

 

Tienen más suerte digo yo

Que cualquier poeta maldito

Que aturdido en su tempestad

Busca el corazón que lo calme

 

Tiene más suerte digo yo

Aquellos que consumen muñecas de plástico

Porque allí no hay palabras

Que enamoren los sueños.

De aguas navíos y París

Porque el pasado nos involucra tanto

Entre las mieles pegadas en lavandina

De sabanas inquietas que se germinan

Bajo la descalza madeja del mar….

 

Porque es todo un acontecimiento

Inexacto de bueyes que camina por la sombra nuestra

Y la lagrima una pena de muerte

Que nos dibuja prematura esa otra ida.

 

Porque he buscado las formas de un vacío

Flotando en los peldaños de las horas

Mientras la ruina invencible de dos labios

Se persignan a desvestir la mueca en silencio

 

Porque tiene que existir el pasado

Para apropiarse de la condena enardecida

De un topacio loco que camina paralitico

Entre los desvaneces del beso sin darse.

Lo que no fue

Muy pocas veces recurro al amor

Sobre todos los días de sol

Cuando me encandila

Cuando me sega la autoridad del querer

Y posterga la definición de mis actos

 

Es ahí donde ando de aquí para allá

Cargando pilas de mi control remoto del beso

Y grabo un: Te amo- en un contestador telefónico

O por ahí recurro a la espera

Sin encontrar más que un silencio

 

Muy pocas veces mi vida me regala

Un escalofrió,

Mientras un niño en el colectivo

Me sonríe su vida

Y yo tan elocuente como siempre

Lo miro, me conformo

Y sigo adelante mi desdicha.

Cuestionario

Otra vez se lloran los espectros

Los jardines son ciénagas enamoradas del hacha

Llueve y tengo frio, la piel se seca, el amor se cae

La compañera providencial se evade en sonrisa

Y mi rostro no es el mismo,

La casa se mantiene cerrada para guardar recuerdos

que no existieron….

 

Lo anormal

“La mediocridad para algunos es normal la locura es poder ver mas allá”Charly Garcia”

 

No se hagan problema

Acá hay un loco soñando

Sigan cerrándoles las puertas

Igual el loco se hospeda en la oscuridad

 

Un loco perdido en un exilio

De palabras, en un barco de sombras

Navegante sutil navegante,

No se hagan problemas señores

Los locos acostumbran a estar solos

Salen por calles de brea

Donde se pega su conciencia

Y de golpe limpian su inocencia

En los nidos de los pájaros

 

Déjenlo solos, ellos reclaman su soledad

Entre sus libros invisibles, entre sus manos de cielo

Que perturban cordura

Inentendido

El seguía la luna…

Era tan grande su corazón

Que las libélulas lo aplaudían

El amor de los pájaros

Por si acaso se repara esta tormenta

La luz del viento abriría sus ojos

Simple ritual donde llega la inocencia

 

El poder del amor es una percha de carne

Las manos entrelazadas en una angustia

Navegan sobre el bálsamo de sombra

 

Atestiguo que no es cierto

Que se pierden los ojos

Es la magia la prueba del alma

Que perfora la mirada y su alquimia

 

Vuela todo vuela fuera del tiempo

Circulo Sagrado

Siguen viniendo a buscarme los muertos

Que habitan en mí

Con sus mantos de huesos

Y sus almas de alas

Me llaman

Me despiertan

Una y otra vez

 

Y ya no sé qué más decirles

Que me nació un hijo sin amor

Que mi mujer confundió la noche con el día

Que de golpe  una bodega entro por las rendijas

De mi puerta

Y se inundó la esperanza

De cadenas rotas

 

 

Que todo sigue como entonces

Así de simple, como que la vida tramita discapacidades

Y los muertos me miran, me habilitan su oración,

Se acercan a mi vida que también está muerta

Para bendecir los oráculos de mi sangre

otra vez

« Older entries