La verdad de Dios

Dios no era de carne

Escupió en los humanos

Pedazos de residuos

Que formaron carne

Y de ahí que confundieron el amor

De ahí que nacieron abrazos

Como lazos atrapando caos

 

El ser no vacilo su incredulidad

Mientras Dios estaba ocupado

Creándole al ser su pecado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: