Para quien es sabido

Por ahora no

 

No eran dolores comunes

El estómago haciendo ruido

Nervios estancados

Guardados en la amargura ,

La papa sin acento decías

Y mi sentimiento se iba en pañuelos

Análisis de aquí, análisis de allá

Y yo pensando en dejar un testamento

De valijas vacías, o con pocas cosas

 

A veces le envidia es despótica

Actúa con enorme observación

En alguna ropa manchada, una pelusa,

O el olor de la piel cuando no se resiste

A formar parte de lo maligno.

 

Por suerte no era esa papa

Nadie sabe cuándo es la hora

Pero presagiar la muerte

De los demás

tampoco convengamos

Que no es de buen gusto

decirlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: