De mi Diario

Ya ni siquiera escribir para plantear situaciones de extrema angustia y mucho menos en el la numerología que reina en las labores, donde a uno le masacran el optimismo y lo anulan permanentemente en la nobleza.

¿Que implantar acaso? , simplemente la ceguera de vivir en un vacío que día a día se identifica en mayor proporción.

Y hasta adonde se llega cuando uno incluso es acompañado por la mala salud, por esos nervios que no lo abandonan un minuto, en un ámbito donde se pone de acuerdo la mala voluntad, los malos tratos psicológicos para perpetuar insaciablemente el abandono de si mismo como un acto crucial que también va de la mano contra una vida que ya no puede salir de esa prisión, que personalmente va presagiando su final porque se escaparon sus esperanzas, porque además de todo la familia que uno elige constituir se cae constantemente.

Y el temor, el miedo benévolo siempre soplando en medio del caos, como un viento que

se enrolla en los tejidos mentales persecutorios.

Vivir de negro para exclamar inutilidad, para despojar abrojos de alfileres en forma continua, para aceptarse dentro de las condiciones marginales que lo condenan.

Empezar a asumir la vejez dentro de parálisis mentales que con tanto placer van amputándole los pocos logros que uno pudo conseguir.

Todas estas cosas me levantan en un calvario de brazos que se perfilan en una ruina, en un incesante dolor que quema la angustia aplazando la vida.

Dirán que he sido poco fortalecido, que a mi ser le ha quedado signos de invalidez, que ya no hace falta tener dientes para manifestar al menos por un segundo algo de alegría y por eso no me preocupo.

Querer ser y no poder en medio de un complot donde todo se desvirtúa, donde la única condición de lastima hace que uno siga después de casi un vida allí adentro atormentado.

No culpo la generosidad de algunos que me dieron valor para seguir, ni maldigo la humillación gratuita de quienes no me han podido ver.

Solo siento que de a poco me han vaciado la voluntad.

y ESE VACIO es lo que hace que mis fuerzas se decaigan constantemente y no tenga al menos un oído que me entienda, quizás se termino mi ciclo, quizás muchos me vean como un idiota burlado.

Pero dejen de declarar mentiras cuando no las hay, no vengan a la casa mortuorias con el solo propósito de saber si mis seres queridos mueren de verdad.

38699513

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: