ELLA Y YO

 

 

Ella tenía dos piernas izquierdas

y un corazón demasiado a la derecha.

A veces quedaba empantanada en la locura

pero se recomponía fácilmente

si con la grua de un beso se la rescataba.

De noche, cuando los tréboles se cierran,

ella se abría a la esperanza

y bailaba con los pequeños duendes

que habitan las tinieblas.

De día andaba a ciegas,

era como si, habiendo entrado

al laberinto de sí misma

no pudiera salir.

Algún sábado de hace tres años,

luego de mirarnos en silencio,

fuimos a un restaurant de Flores

donde ella pidió una ensalada del Caribe

y yo una completa.

De pronto, me auscultó las vísceras,

habló de girasoles y sirenas

y se puso a rezarle a San Ciriaco.

Yo la dejé en ese estado

porque la noche ya estaba llegando,

le di un beso en la boca,

le pedí que se casara conmigo

y aceptó.

Hoy tiene una pierna izquierda, una derecha,

el corazón donde tiene que estar,

y sale de su laberinto cuando quiere.

el único problema

que no sabe qué hacer con mi locura  

Anuncios

4 comentarios

  1. osvaldonorberto said,

    enero 8, 2010 a 8:37 pm

    Querido Jorge:
    Siempre lo sostengo y siempre lo reafirmo, tus composiciones poéticas, son letras agridulces que mezclan esa ternura con ese juego sensorial de imágenes que enfocan crueldad, tu iluminas todo eso con esa habilidad propia de poeta, juro que si este poema estaría en otro sitio sin tu nombre sabría que es tuyo, tienes ese estilo inconfundible y tan natural que te identifica.
    Un enorme Saludo y un día de estos (estoy de vacaciones) te voy a visitar.
    Cariños

  2. Jorge Luis Estrella said,

    enero 8, 2010 a 10:07 pm

    Querido Osvaldo:
    Agradezco tus palabras muchísimo y las tengo muy en cuenta porque sos un gran poeta y sabés paladear los textos de otros. Este poema ha debutado con vos ya que, hasta ahora, sólo lo conocía mi mujer. Lo escribí el 26 de Diciembre del año pasado.
    Un beso enorme.

    Jorge Luis

  3. patricia corrales said,

    enero 18, 2010 a 3:34 pm

    SOS UN MAESTRO. SALUDOS A AMBOS
    Patricia Corrales

  4. alma said,

    abril 21, 2010 a 4:58 am

    Jorge Luis: Impacta tu poema, casi relato de la estética misma de la vida…bien definido por Osvaldo, sabor “agridulce” entre los labios. Me recordaste Bukowski, mi loco favorito.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: