La fuente de las monedas falsas

Mediodía gris, la ciudad llora,

los perros cautivan su ira

la calle se aleja sin saberlo

cuerpos enrejados sobre el asfalto

niños que juegan embolsando el aire

con plastilina

Ciudad encrucijada, vestida en llamas,

duendes pasan tatuando el cielo

la ventisca se niega, el oro de los pobres

se imanta con la lluvia,

la mano del amante roza la luna

el poeta en su congoja

arrodilla su lagrima.

Es domingo, las viejas campanas de la iglesia

salpican el corazón de Dios

que pierde la memoria

En otra parte de aquella calle

se cruzan lazarillos sueltos

reclamando por sus amos

 

Anuncios

3 comentarios

  1. Olga Gladys said,

    noviembre 22, 2009 a 12:58 am

    ¡ MARAVILLOSO ! me re encantò
    Cariños mil
    Olga

  2. Jorge Luis Estrella said,

    noviembre 24, 2009 a 10:53 pm

    Tus alucinantes metáforas pariendo la belleza. Diez puntos. Gracias. Un abrazo.

  3. kiram said,

    diciembre 3, 2009 a 11:09 am

    Estoy con Jose Luís Estrella, magnífico. Un instante de realidad a través del cristal de tus letras.
    Chapó 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: