La vida que se quedo

Iman Maleki 

Yo era triste

Aún no había nacido

Colgaba mi alma

Una eternidad no deseada

Mi rostro estaba cubierto de ampollas

Y mis ojos de arena,

El silencio era caos

La vida acercaba su ofrenda

Con brillo de estrellas estacionadas

 

La boca del cocodrilo

Era la casa

Donde me esperaba

El mundo

Por eso me quede

Esquivando mascaras de lluvia

 

Luego me piso un sudor

Las riendas de una madre

Amputaban la urgencia

 

Y salí como vaciado por flores

Emparchado por ánforas

Iluminado por planetas

 

Quise ir de golpe lejos

Me pise los cordones,

Puse los ojos en tu poesía

Y vos nunca la terminaste

 

Mire tus ojos en la escuela

Y la penitencia me seguía

Quise robarte la ternura

Y me encarcelo la esperanza

 

Y que paradójica es la vida

Que hoy solo sueño con estacas

Que me siguen donde la luna

No apunta a mis zapatos espejados.

Anuncios

1 comentario

  1. Jorge Luis Estrella said,

    septiembre 26, 2009 a 3:39 pm

    Decir estupendo y genial es decir poco. Metáforas descojonantes que sólo se le pueden ocurrir a un gran poeta. Vos pensá lo que quieras pero sos un poeta maravilloso. Un beso mayúsculo con todo mi afecto. ¿Recibiste mi mail?

    Jorge Luis Estrella


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: