La realidad escondida

estare_contigo

Seguramente no necesitaran pan las mandíbulas rotas

Por los abrazos eternos, el semidiós desnudo que mira la agonía.

el pájaro que se duerme en la tarde del olvido, seguramente

no habrá mas trigo donde cosechar estómagos, no habrá mas hijos

donde mirar proyectos, ni siquiera un cuarto menguante tirado por caballos de una nube,

seguramente bordearan la sombra en los pasillos de los asilos,

en la muerte producida de los estatutos sagrados, en el oráculo de las arañas

que trepan sin vestigio, la sordidez de su ingrata pasión oprimida,

seguramente se dormirán los albatros en la cuna malherida por la lluvia,

seguramente entre la voluntad de los discípulos que se entregan a la eternidad

una casa rodante se rocíe en fuego pronosticando principios de unas vacaciones perdidas.

Seguramente entre el niño que fui y el niño que se despidió aquella tarde

exista un juguete perdido en sueños, una mandrágora soplando los vientos del amor.

cuando yo me acunaba entre los follajes de tu vestido y desde allí la primavera

se ponía roja atestiguando su rodilla golpeada, su primer hijo de hojas comiendo paredes.

la marca de los besos confabulando la ferocidad de la vida,

seguramente yo podría estar allí de ningún modo, de ninguna manera, sin ningún sentido,

buscando formas menos violentas, heridas mas pulidas de tradición.

 

Pero no es así

lo seguro es que viajo hacia la parte donde los caminos se hacen difusos,

donde el camafeo se convierte en escombro mal parido, donde la necesidad proyecta

navíos atados a un árbol de una gratitud que me inunda de reflejos imprecisos

de una mar estancada por los cristales.

!No! Es casi seguro que esta noche como todas, me ponga tu beso

caminando como un loco incompleto, desatando tu ramo de ternura que aborto

en una psicosis

Mientras la libertad juega a extenderse en la creencia

de los dolores.

Anuncios

1 comentario

  1. Jorge Luis Estrella said,

    agosto 13, 2009 a 2:20 pm

    Genial y no exagero. Hacés exactamente lo que a mí me gusta haga un poeta. Expresarse con imágenes descojonantes, aparentemente disparatadas y oscuras pero cargadas con todo el peso de la angustia humana que proviene de esa sensación desesperante de un locura incompleta. Un abrazo.

    Jorge Luis Estrella


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: