La cita

 

1 

Cave una fosa en el paredón de la infancia

Para enterrar el destino,

El ostracismo paso inadvertido, los vientos

Que sacudieron el bálsamo, se sintieron solos,

La calle  era un lúgubre reloj

Saltando enloquecido,

En la cabellera opaca: la muerte

Afirmo su cráneo.

 

Sin embargo falto a la cita la vida,

Todos los niños solitarios cazaban mariposas

La tormenta salpicaba el espejo, tu mirada

Goteaba en las rendijas oscuras,

Expedición al dolor.

Labio que muere quebrado

Rito de imanes herrumbrados.

 

Enterré el destino sin embargo un día

Volvió a mirarme

Quizás porque me olvide de enterrar el perdón

Y la vida hoy me lo esta reclamando.

Anuncios

3 comentarios

  1. Jorge Luis Estrella said,

    julio 7, 2009 a 2:38 am

    ¡Qué bueno, Osvaldo!, usted siga con estos poemas que si el universo anda mal es porque no los lee. Una maravilla.
    Todavía no me conecté con Graciela. Ya lo haré.
    Un beso grande.

    Jorge Luis Estrella

  2. osvaldonorberto said,

    julio 8, 2009 a 5:04 pm

    Gracias siempre Jorge por estra presente , y por tu decir , te siento como un maestro poetíco y no exagero.
    Esta noche publico tu poema.

    Un abrazo querido Poeta.

    Os.

  3. patricia corrales said,

    julio 12, 2009 a 10:39 pm

    “sin embargo falto a la cita la vida” que hacemos de ella? sigue construyendo llegara el dia del milagro, gracias por tu poesia
    saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: