LA LLAMABAN

surra

 

Ella tenía todo lo que hay que tener,

pero, aunque lo tuviese,

nadie la llamaba por su nombre.

Sus hijos le decían “mi madre”,

sus padres le decían “mi hija”,

yo le decía “mi esposa”,

mis padres le decían “mi nuera”.

En la escuela era

“la morochita de ojos verdes,

esa que se sienta atrás”.

Sus amigos la llamaban “mi amiga”,

sus tíos la llamaban “mi sobrina”,

sus cuñados la llamaban “mi cuñada”.

Yo la maté cuando supe

que alguien la llamaba “mi amante”.

Anuncios

5 comentarios

  1. osvaldonorberto said,

    enero 18, 2009 a 3:54 pm

    Despues de leerte voy a tener mas detenimiento en los nombres, querido Jorge, siempre tus poemas estan cargados de ese mensaje sublime y cruel que necesitamos, sigo insistiendo que es un LUJO TENERTE POETA.

    Abrazos.

    Os.

  2. Faure said,

    enero 18, 2009 a 9:11 pm

    en los arrabales la llamaban “la puta cara”

  3. patricia corrales said,

    enero 21, 2009 a 2:38 am

    jorge tu poema tiene mucha personalidad pero por sobre todo define un universo de verdades que ni siquiera puedo expresar, lo lei muchas veces y siempre me deja afirmando silenciosamente

  4. Juliana said,

    enero 23, 2009 a 4:02 pm

    … y sip, me quedo también entre tus letras, juguetonas, fotográficas, punzantes, vibran, vivas…

    Tenía razón Osvaldo, no podía perderme el leerte…

    Salud!

  5. marzo 18, 2009 a 11:59 am

    vuelvo sobre este poema y me quedo… me quedo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: