LAS QUINCE

350px-ya_es_hora1

 

Pero las adolescentes son otra cosa

Como una nueva presentación del mundo”.

Atilio J. Castelpoggi.

 

 

Esta es la rara hora de reír

con la boca que no se sabe

milagro a punto

por eterna y única vez

 

de soñar una verdad

sin números y sin espinas,

hasta que el rocío evapore su tregua

 

la hora franca

la última mirada limpia de Lot.

 

Esa es la hora que se vislumbra tarde

siempre tarde

la llaga que ilusiona

la imposible magia

 

querer escapar hacia el paraíso

por un camino hiriente de sal.

Anuncios

2 comentarios

  1. osvaldonorberto said,

    enero 5, 2009 a 2:28 am

    Excelente Poema, querido Mariano, muchas veces mi reloj dio las quince y me enloqueci de tiempo como un niño, un abrazo.

    y FELIZ AÑO.

    Os.

  2. patricia corrales said,

    enero 9, 2009 a 7:22 pm

    Mariano, me gusta mucho tu poesia, esta especialmente me llega en estos dias de tanta maldad que dan ganas de escapar hacia cualquier paraiso aunque sea por caminos de sal. Es increible como un poema se dispara hacia diferentes sentimientos y situaciones
    Te saludo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: