Sombras de espejos ( En memoria de Soledad-Lidia B Biery)

Leonora Carrigton

Leonora Carrigton

 

 

 

“Todo pasa, hasta el vuelo del dolor
se acaba.

No despertar al lado tuyo
y que los pájaros nunca pronunciarán mi nombre,
es lo único que me preocupa de la muerte”.

 

Soledad Marie

 

“A Asterio”

 

 Llueve todo el día desde hace tiempo

No puedo decir si es mi vida la nublada parva

O el silencio malherido como cometa sin aliento

Pero llueve, y llueve, y caen gotas dentro de mí

Sobre mi casa, sobre mi andamio de locura

Sobre los pinceles en agonía de un cuadro muerto que me mira

Y así querida amiga, va lloviendo sin cesar, sin olvidarte,

Desde una costa Atlántica hasta España

Así es como llueve universalmente, y hace tanto que no puedo decirlo,

Que me cocieron el dolor con gargantas mudas,

Que hoy recién hoy me descosí la encía y es muy probable

Que nadie sea nadie para el olvido, pero vos eras vos, y yo tu amigo,

Y nos quedo una pizzería cerrada por duelo

Cerca del obelisco, se nos quedaron las ganas en medio de un arca,

Se nos quedo el dolor enterrado a media luz,

La manía mía de querer abrazar a tu compañero y amigo,

Y agradecerle tanto por el rocío que impregno ternura, 
 después de tantos golpes…
Aún no paso un año, y yo me quede inconcluso
Como una nota musical esperando ese concierto invalido
Como un ciego abriendo postigos, como un pájaro herido de cielo
Con alas pegadas, me quede querida Sole, como tu nombre,
Solo esperando fechas, empachado por relojes, roto por el destino,
Y hace tanto que no te veía que queria mandarte un mail,

Y lo hice…..tu casilla seguía siendo la misma en la tierra como en cielo,

Y le escribí a las alturas, a Dios, al centro de todo lo probable,

A los niños que nacen esperanzados, a la intolerancia de la ausencia,

Al imparable anillo del beso infinito,

Y hoy que puedo decir algo te confieso, y quiero que me leas en donde estas:

-Vos Sole y tu compañero fueron mi último antídoto, mi última esperanza,

Del labio que pedí prestado a una estatua, por ustedes seguí creyendo

Y hoy se me caen los motivos, hoy solo quiero que me lean,

aquellos (-¿Te acordas?-) los que siempre combatimos:

Los residuos de la mala memoria, los que escriben al sol

Con un amor de lluvia, los mercaderes de promesas rotas,

Los poetas que no saben que hacer para tecnificar el corazón

Y solo consiguen diplomarse en licenciados de abecedarios,

hoy quiero que me lean lo que ya te olvidaron, por eso y por tu pluma de sentimientos nobles

que me perforaban el corazón, por eso querida Sole, ellos seguirán creyendo que yo no soy yo,

Y luego con el tiempo como lo evidencian que nadie es nadie, seguirán embriagando los pajaritos y la primavera con un amor mal barajado, seguirán haciendo versitos en conquista del deseo

Seguirán estimulando su ego, tomando del mismo vaso de la mezquindad,

Yo sé que estas, que siempre estas, colgada en la luna, y te veo todas las noches, me permito

El gentil suspiro de beber tu poesía. que me sigue

como una huella desnuda en los bordes de la ceniza.

 

Anuncios

2 comentarios

  1. kiram said,

    noviembre 10, 2008 a 1:39 pm

    “nadie es nadie”. Uau, cada día me alegro más de haber encontrado tu blog 🙂

  2. osvaldonorberto said,

    noviembre 10, 2008 a 2:54 pm

    Gracias Amiga, con mas tiempo quisiera explicarte un poco parte de este poema, aunque lo considero bastante directo.
    Soledad vive en cada noche , en cada cita con el amor, en esa eternidad de cenizas que cubren el amor….los pajaros pronunciaran su nombre, lo sé.
    Siempre


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: