Las Palabras Dormidas

Los ausentes del amor
van perdiendo su cordura
en el punto donde el beso
   se atraganta en las rendijas.

Yo te miro ¡ Oh sombra!

:en las yemas de los muertos

que habitan en mi cuerpo

:En la burla transparente

de las miradas insanas

que no vacilan nunca

en buscar un nuevo castigo.

Pero no te temo ¡Sombra ilícita!

aunque la prosperidad

incorpore la desdicha

y tus marcas quieran

asesinar los Salmos

donde nace mi noche.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: