La voluntad del deseo

apple2.jpg    

Navajas

Pierden los monos

 

La sombra de Belcebú

Golpea una puerta

Nadie puede salir

Aunque el hombre siga remando

En botes desde la bañera

 

Un solo niño mira la escena

Desde la lluvia cotidiana

  

Anuncios

3 comentarios

  1. Faure said,

    noviembre 11, 2007 a 11:11 pm

    Hasta que un gato se atreve a curiosear
    y todo queda congelado, ardiendo

    muy buen blog/ mucha impertinencia…
    te agrego a mi blogroll.
    saludos

  2. osvaldonorberto said,

    noviembre 11, 2007 a 11:39 pm

    Gracias querido Faure, por tu paso y sabes que esta abierto este espacio para cualquier intento poetíco.
    Lo abrí hace poco pero ni bien pueda te agrego yo tambíen.
    Abrazos

    Osvaldo.

  3. Nora Noemí said,

    noviembre 18, 2007 a 10:57 pm

    Lo leí cuidando de que nadie me descubriera mirando, es tan intimista…
    Y sale el maldito morbo al ataque.
    Bravo…bravísimo
    Noe


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: