La gesta de los fantasmas inmoviles

fantasma.jpg

Hay fantasmas que usan nuestros cuerpos
para alimentar los movimientos
que se encierran en el capullo de las emociones
que aprietan la urgencia de amar sordos en el tiempo
y perduran en la raíz de los anhelos malheridos

Yo digo solamente, hay fantasmas envenenados y sonrientes
que usan mascaras genuinas, que amparan verdades,
que se proyectan en la sombra de los vasos
ajenos casi al vino estimulante, propios e impropios
buscando en el identikit del tiempo,
la razón de amparo, el lustro del silbo, la magnitud del saludo,
los días desheredados de huellas
que comienzan a sucederse
necesitados de esperanza vestidos con ropa sucia
abandonados en las casas sin planos, en los armarios del luto
en la hipnosis del beso cruel que deja sangre en la maldad
y crucifixiones en la existencia.

Hay fantasmas para todos los gustos
y algunos atados a la sangre como alambre de cuerpo,
que vuelven vacilantes por estas horas a paso lento
susurrando a nuestro oído su amor, su calavera enamorada,
su parentesco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: